lunes, 1 de julio de 2013

RECUERDOS

El martes 25 de Junio del 2013, Lucía y nuestro hijo (os recuerdo su nombre Asier González Rubio) se vinieron a casa a dormir, ya que los tres al día siguiente nos íbamos a Milán. Como ya sabéis estamos en la ciudad grabando unos spots y aprovechando bien el tiempo, visitando a nuestros amigos, de compras, vamos haciendo turismo. Antes de empezar con la entrada, con lo que quiero decir, os tengo que contar la anécdota de mi pequeñajo, una de ellas, ya que está “para comérselo” de las cosas o preguntas que nos dice. El fin de semana (este pasado) no tuve que trabajar, así que aprovechemos al máximo el tiempo y fuimos a visitar a unos amigos; éstos tienen hijos, y como hacía buen tiempo, salimos a su jardín. Sus hijos se pusieron a jugar con el mío, y fue cuando mi peque, vino a mí y me dijo: “papa no entiendo a los niños cuando hablan”; nos echemos a reír y mi peque se abrazó a su madre. Fue cuando le volvimos a explicar, con más calma (nada más llegar a Milán ya me dijo a mí “que hablo raro”), que estamos en otro país, lo del idioma, y esas cosas. Pero fue muy gracioso, por su forma de explicar las cosas y de decirlas. Se me cae la baba… las cosas que tienen los niños. Por cierto, al final, se entendieron a su manera y estuvieron jugando toda la tarde. La verdad que mi peque es poco vergonzoso, y se relaciona bien con el resto de peques, por eso nos gustó la idea de la guardería, de llevarle a natación (que va aprendiendo muy bien), ya que vemos positivo que se vaya relacionando con otros niños. Así que nosotros contentos con su crecimiento y la educación que le estamos dando, tanto la madre como yo, lo hablamos mucho, ya que al no vivir juntos, pues no queremos darle “doble educación”.
 
Pues bien, la entrada va relacionada con ese martes, bueno ya era miércoles porque nos dieron las mil y una. Las tres de la madrugada, para ser exactos. Cuando al peque le llevemos a la cama, y le dimos los besos de buenas noches, nos quedemos los dos mirándole, mientras dormía. Lucía me abrazó (me va a matar cuando lea la entrada, aunque se lo he dicho que iba a escribir sobre este tema… menos mal que no le he puesto cara, y no lo voy hacer) y se puso a llorar. No de tristeza, sino de alegría. Me contagió a mí y los dos mirando a nuestro hijo, embobados, estuvimos llorando por lo feliz que nos sentíamos al tenerle en nuestra vida. Cuando nos sentemos en el sofá, y fumemos un cigarro (bueno yo jeje) estuvimos hablando de cuando decidimos tenerlo, de cuando nació, de su primera palabra, el gateo… vamos que teníamos una sonrisa de oreja a oreja, con cada tema nuevo. Después llegó el momento de las fotos. Como en esta era, digital, pues tenemos fotos en móvil, en CD, en portátil, estas cosas de la modernidad, así que vimos fotos mías (por ejemplo, la que subí en Twitter y Facebook, la foto mía con la bata que me hizo ella, ya que siempre me dice que salgo guapo en las fotos, así que recién levantado, mi rabo ya estaba en reposo, es un apunte mío, me puso esa bata, que no sé de donde la sacó y me hizo la foto), así que me dijo: “como no sé si la has subido, pero creo que no, porque un pajarito no la ha visto, ya puedes subirla y me dirás” con una risita de gamberrilla. Así que la hice caso y días más tarde la subí.
 
Respeto al tema de los recuerdos y las lágrimas de felicidad, quería decir, que los padres, tenemos miedos a que no sepamos o no demos la educación correcta, o que le mimemos demasiado. Cada cual lo hace lo mejor posible, y cuando los padres están separados, yo creo, y es lo que hacemos, hay que tratar los temas en conjunto, tal como he dicho, para no darles doble educación y confunda a los niños. Aún es pequeño, pero ya va entiendo bien las cosas y como he dicho en otras ocasiones, más adelante, nos preguntará muchas más cosas y todo tendrá su explicación. Digo esto, porque en el colegio, le preguntaron por papá y mamá, que explicara un poco sobre ellos y él dijo que vivíamos en dos casas distintas y su profesora, habló con nosotros y nos dijo que no “notaba” que eso fuera así. No sé si ahora me estoy explicando, pero es que no tiene por qué notarse o no debería. Ya sabéis la historia de nosotros dos, así que sobre este tema no hay mucho más que explicar, tan solo que cuando llegue a su debido tiempo, las cosas se le explicara de forma natural, y si algún día tengo pareja (chico) pues se le explicará y punto. No hay que darle más vueltas, ni mayor importancia, porque es responsabilidad nuestra que él vaya creciendo, viendo las cosas con naturalidad y así le estamos dando la explicación, lo mejor posible y sabemos, pero no es nada fácil y cuando oigo que un padre o madre maltrata a sus hijos, no logro entender y el tema de abusos, ya ni te cuento. No sé, yo me siento orgulloso, A DIARIO, de cómo me estoy comportando como padre, y le doy todo mi cariño, le llamo a diario, le veo muy a menudo (la prueba esta que está aquí conmigo) y lo que hace un padre cualquiera, no es que yo sea ni mejor, ni peor, que muchos padres, simplemente que soy responsable, al igual que la madre, de su crecimiento, alimentación… ¡Cómo debe ser!
 
Pues poco más que decir en esta entrada, ya que tampoco es cuestión de alargar el tema, con cosas obvias, o al menos deberían serlas, simplemente que aquella noche, que nos dio las tres de la madrugada, estuvimos recordando cosas del pasado (no siempre es malo echar la vista atrás) y nos reímos de muchas anécdotas que hemos vivido juntos, recordando fotos nuestras, por separado, de mi hijo, de mis padres (mi peque me preguntó dónde estaban sus otros abuelos, y buff, por un instante me quedé bloqueado, en blanco, porque no sabía cómo decirle que están fallecidos), pero se lo expliqué lo mejor que pude. Me sorprendió que me preguntara por ellos, porque a veces, le veo más mayor de lo que es… pero bueno, le dije lo que tenía que decir (tampoco voy a reproducir todo aquí) y ya está. Es eso, se lo dije de la forma más natural, sin saber bien si lo iba a entender, y eso que aún no ha llegado a la edad de preguntar todo. Pues eso, colegas, que los recuerdos no siempre son malos, y que mirar fotos, hablar durante la noche con ella me gustó mucho; así se lo hice saber, porque es bueno decir las cosas que uno siente, y tuvimos una noche muy bonita. Pues nada, aquí os dejo está entrada, sencilla y natural, o al menos yo lo veo así, y os digo como siempre, hasta la próxima.
 
Besotazos de mi marca, hoy unos cuantos y tener buen Julio.
 


8 comentarios:

  1. Hola Asier, me encanta la entrada porque se te ve exultante de felicidad, me encanta tu relación con tu hijo y con su madre. Poco mas que decir que supongo que el enano no dejara de sorprenderte con sus cosas a lo largo de toda su vida, asi que prepárate que viene dando guerra y sigue disfrutando de ellos.
    un fuerte abrazo.
    Franek

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola amigo. Pues sí nos espera muchas cosas con él, y muchas sorpresas..., así que seguiré disfrutando mucho. Un beso

      Eliminar
  2. Jejejeje!! Debería echarte una bronca por tu uso de los tiempos verbales y por descuidar la coordinación de los mismos, pero no me sale del rabo hacerlo, porqué me has emocionado con tu post y de lo tengo ganas de verdad es de darte un buen abrazote y un par de besazos, cabroncete!!
    Y como te descuides y sigas emocionándome así, hasta unos buenos morreo y un abrazo con rozamientos y un buen achuchón en tool cuerpo, jejejejeje!
    Sigue así de sincero y tierno, amigo!!

    @ErosMacho

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja mira que lo intento, pero me sale solo!
      Bueno pues gracias por tu comentario. Poco más que decir jejeje

      Eliminar
  3. bonita entrada... espero que tengais buen verano.
    Fränk Romeo.

    ResponderEliminar
  4. ¿Cómo un instante, puede cambiar toda una noche o hasta toda tu vida, eh?...una vez más, gracias Asier. La verdad es que un tema familiar, bastante cercano, hará que este verano no sea un verano agradable. Nunca me ha gustado el verano, pocas cosas tengo que traer a la cabeza que me hagan sobrellevarlo...así que nuevamente, gracias, por compartir y por hacerme sonréir viendo también al pequeñajo Asier mientras dormía.

    Sinceramente envidio muchas cosas estupendas de ti, tu fuerza para hacer o decir, tu creatividad, tus vivencias...o algunas de ellas, tus viajes....así que con tus palabras de algún modo me haces un poquito partícipe de esos trozos estupendos de tu vida. En otros siento no estar cerca para darte un abrazo...y en este, no estar cerca para verte ese pedazo de sonrisa mientras tomamos algo fresquito....en una cálida noche de verano sevillano.

    Un abrazo compañero Asier...se que lo sabes, pero te aprecio, ha sido todo un regalazo el haberte encontrado y conocerte. TM

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre tienes bonitas palabras para mi. Un abrazo.

      Eliminar